Opinión: De las promesas a patear los pagos, los 100 días de gracia que no tuvo Perotti

Por martín Calcagno.

El flamante gobierno santafesino a menos de un mes de asumir su mandato tiene el primer enfrentamiento fuerte con los estatales.

Los 100 dias de gracia que suele tener cada gobierno y gobernante no sería el caso de Omar Perotti, quien a menos de 30 días de estar en el poder debió pataer los sueldos de los trabajadores del Estado hasta el 15 de enero.

Esto despertó el malestar de los trabajadores quienes en muy contados casos disponen de ese dinero para ahorro, la gente vive con lo que trabaja y un retardo de 15 días generará sobresaltos económicos ya que muchos no podrán pagar los impuestos que justamente vencen antes del 15 de cada mes, más allá de postergarse el pago de la luz y las tarjetas de Banco de Santa Fe, para el resto quedaran en mora.

El silencioso Omar que después de la campaña donde resultó electo como gobernador, empezó a ser quien realmente es, no digo que está bien ni esta mal, pero su personalidad no es la de dirigirse al pueblo desde su palabra, dando entrevistas, comunicando sobre los hechos, cuestión que si lo hacía el ex gobernador Miguel Lifchitz.

Perotti para esa función cuenta con el prestigioso periodista Leonardo Richardino como vocero de la gobernación. El pobre de Richardino es quien sale a atajar los penales ante las preguntas que no es que realice la prensa, sino lo que necesita saber el pueblo, en este caso, ¿cuándo van a cobrar?

Debemos acostumbrarnos a un gobernador de pocas entrevistas y escuetos mensajes, Esperemos que no sea un gobernador que patee los pagos de los trabajadores, y que sí, realice limpieza de cargos políticos que no tengan sentido.

Perotti en su primer mes prefirió postergar pagos y no endeudarse, algo que generó malestar y se incrementarán en la medida que esto no se solucione.

Al rafaelino le falta el acompañamiento no solo de la oposición sino más aún de sus pares justicialistas, con quienes ya tuvo enfrentamientos antes de asumir su cargo, deberá resolver las cuestiones internas para luego pedir ayuda a los demás, en el medio mientras tanto esta la gente que no puede dar tiempos de gracia cuando el dinero no alcanza.