Vecinos se expresaron en redes pidiendo por la reapertura del predio de Agua Potable

El lugar esta inhabilitado desde hace 4 años.

A través de una nota publicada en www.canal2tv.com.ar donde recordábamos la prohibición del ingreso al predio, comenzaron a sumarse comentarios de vecinos para solicitar la reapertura del predio que supo ser un lugar soñada en la ciudad.

Lo cierto es que tras un fuerte temporal que afectó seriamente el lugar, las autoridades de la Cooperativa tomaron la decisión por seguridad de cerrar el predio y sumado a los inconvenientes económicos a nivel nacional, hizo imposible la reapertura del mismo.

El lugar que distinguía a la ciudad .

En el recuerdo

Todos recordamos los buenos momentos que pasamos en el predio del Agua Potable que fue el lugar que albergó a los jóvenes para festejar el picnic de la primavera, los momentos en familia, una sita para los novios, el asadito que nos hacia pensar que estábamos en otro lugar, porque El Trébol tenía un atractivo paisaje con agua para contemplar.

En reiteradas oportunidades en dialogo con los consejeros de la Cooperativa nos hicieron saber que son los más interesados en poder reabrir el predio pero la situación económica no lo permite, “es muy costoso poder mantenerlo como corresponde”.

Meterse en las cavas es de alto riesgo, el predio está cerrado.

Daños vandálicos

Tristemente los vándalos también hicieron de las suyas robando y destruyendo sectores como baños, parrilleros, bancos y mesas. Hoy el lugar se presta para que los rateros huyan hacía este sitio tras cometer algún delito.

Prohibido ingresar

Desde la Cooperativa reiteran mediante entrevistas y comunicados para hacer saber que esta prohibido el ingreso al predio y mucho menos meterse en las cavas porque puede transformarse en un hecho trágico.

Presente y futuro

Tal vez no sea el mejor momento ya que las necesidades y carencias son otras, pero el predio de la Cooperativa de Agua debe estar presente en la agenda política de la ciudad, donde articulando esfuerzos se pueda volver a contar con un sitio que es único y se añora.