La historia de José: “No me siento extranjero en El Trébol”. Segunda y última entrega

Ayer conocimos la primera parte de la entrevista con José Torcates, ingeniero de 27 años que desde hace dos meses emigró de Venezuela a nuestra ciudad. Hoy nos contará sobre la violencia que vive su país, cómo se siente en El Trébol, sus anhelos y el futuro de su familia.

La violencia

En los últimos años aumentaron las marchas contra el gobierno de Nicolas Maduro y cada marcha termina en violencia: “Las manifestaciones son violentas porque no te permiten manifestarte, te lo cuento porque lo he vivido, en el avance de los manifestantes hacia el lugar de encuentro, los mal llamados colectivos que son financiados con armas y económicamente, arremeten contra el pueblo y luego aparecen los militares”. Días atrás se vio a una tanqueta atropellando a civiles, “eso no es la primera vez que pasa, ya vimos tanquetas que matan, esto es repetitivo, el gobierno ya se quito la careta y no le importa nada incluso que se vea como reprimen”.

Las multitudinarias marchas que terminan en violencia.

“Yo estoy muy agradecido con todos en El Trébol, no me siento extranjero, todos me ayudan mucho, no me hacen sentir que estoy solo, me siento como en casa”

Su salario en Argentina con respecto a Venezuela

“Te voy a contar una experiencia”, dice José y se le llenan los ojos de lagrimas, “el primer salario que cobré y fui al supermercado no lo podía creer, porque podía comprar lo que quería y había de todo lo que uno puede llegar a querer, pero por otro lado una gran sensación de culpa, porque mientras me puedo dar esos lujos, mi familia está muy lejos de poder tener lo mismo que yo”.

José Torcates es el tercer hijo varón de una familia integrada por sus padres y sus otras tres hermanas. “Mis padres siempre nos inculcaron que estudiemos, que esa era la mejor inversión que podíamos hacer, todos somos profesionales”.

Los padres de José Torcates.

La vida en El Trébol

“Yo estoy muy agradecido con todos en El Trébol, no me siento extranjero, todos me ayudan mucho, no me hacen sentir que estoy solo, me siento como en casa, con mucha presencia de la familia Raffaldi y Brussa que se preocupan por mi”.

“La intención es que mi familia pueda venir para la Argentina, los estoy ayudando y aconsejando con los papeles que deben realizar para poder migrar, estoy bastante comunicado con ellos sólo dificulta la falta de colectividad en mi país y que hay pocas horas de luz eléctrica por día. El anhelo es que se puedan venir”.

El ingeniero responde sobre cómo se vive en nuestro país: “En argentina se vive bastante bien, la gente tiene que aprender a elegir a sus gobernantes y no quejarse tanto por cuestiones menores, porque uno termina valorando las cosas que tiene una vez que las ha perdido”.

José junto a sus hermanas.

Un mensaje a su familia

“A mi familia les digo que nos mantengamos unidos, que mantengamos la esperanza, que este gobierno pende de un hilo y que pronto volveremos a tener la Venezuela que tuvimos”.

Fin de una agradable charla con José, un gran profesional y mejor persona, que nos enseña a valorar lo que tenemos, a no discutir o quejarnos por cuestiones menores. Fue una entrevista de aprendizaje sobre la realidad de Venezuela, contada por un venezolano, esta fue la historia de José.







estás actualmente desconectado