La verdad sobre la llorona de María Juana

Tuvo una gran repercusión en medios nacionales la noticia que trascendió en las últimas horas, pero resultó ser una farsa.

Desde hace algunos días comenzaron a circular en redes sociales y a viralizarse vídeos sobre un supuesto caso de “La llorona” en la localidad de María Juana. En los mismos se puede apreciar a una persona disfrazada, emitiendo gritos desgarradores que causó mucho temor en los vecinos de la localidad y la zona.

El caso llegó a medios provinciales y hasta nacionales, pero a través de otro vídeo se pudo comprobar que se trataba de una farsa. En este caso, se ve a la supuesta llorona bailando en plena calle de manera festiva.

Uno de los vídeos que cirulan, demostrando la farsa del personaje.

Suele ocurrir en esta época que se de la aparición de quienes se hacen pasar por éste personaje. De hecho en nuestra ciudad y en diferentes puntos de la región ha ocurrido hace algunos años. Lo cierto es que, una vez mas, el caso de la llorona se trató de una simple broma que estremeció a la región.

La leyenda de “La llorona”

La Llorona es un espectro del folclore latinoamericano que, según la tradición oral, se presenta como el alma en pena de una mujer que perdió o mató a sus hijos, busca a estos siempre en la noche pero asusta con su sobrecogedor llanto a quienes la ven u oyen.

En Argentina se dice que La Llorona era una mujer que mató a sus hijos arrojándolos a un río, por lo que se suicidó a causa del sentimiento de culpa. Se la describe como una mujer alta y estilizada vestida de blanco, a quien no es posible verle la cara y, en algunas ocasiones, tampoco los pies, de modo que parece que flota en el aire. Se aparece por los caminos emitiendo estremecedores lamentos que enloquecen incluso a los perros. En algunos relatos cumple la función de espíritu vengador al subirse a los caballos de los trasnochadores y matarlos de un helado abrazo mortal.

Son varias las versiones sobre el mito de «La llorona».

Es considerada un espíritu de malos presagios. Puede causar enfermedades a las personas, empeorar la condición de quienes ya están enfermos o traer desgracias a los seres queridos. En otros relatos se presenta como una mujer inofensiva que necesita consuelo y ayuda, por lo que despierta la piedad de la víctima, pero, cuando esta se acerca a consolarla, le roba todas sus pertenencias.